A pesar de que hemos mejorado las tasas de supervivencia del cáncer de próstata, entre otros factores gracias a la cirugía curativa, en los últimos años se han incrementado en un 25% los cánceres con metástasis, y por tanto, incurables en el momento del diagnóstico. Esto se ha producido tanto en EEUU, como en Europa, España incluida, y se debe a las restricciones que se impusieron a partir de 2012 en el uso del PSA (Proteína detectable en Sangre Periférica), cuya justificación eran las sobreactuaciones terapéuticas para cánceres de bajo riesgo. Convertir al PSA en el culpable ha llevado a esta desafortunada situación.

La Comisión Europea, por su parte, ya ha puesto cartas en el asunto, promoviendo el diagnóstico precoz y el uso racional del PSA para revertir esta situación. De todos modos, actualmente, disponemos de otras herramientas diagnósticas que nos ayudan a realizar una aproximación más precisa a cada caso, y así poder aplicar el tratamiento más adecuado y con los menores efectos secundarios. Sin embargo, en muchas ocasiones, no se precisa tratamiento, sino que solo se requiere vigilancia.

No debemos olvidar tampoco, que hoy en día, en España el 99% de los pacientes que diagnosticamos estarán vivos dentro de 5 años. Esto es gracias a los tratamientos que tenemos para las distintas fases de la enfermedad. La cirugía, en especial, la cirugía robótica, aporta al paciente intención curativa de su enfermedad con tan solo unas pocas secuelas en la función sexual, además de una rápida incorporación a su actividad normal. En fases en la que no es posible la erradicación de la enfermedad también disponemos de terapias que proporcionan expectativas de vida antes impensables, incluso cuando ya es metastásica.

Asimismo, estamos realizando avances en la personalización de las terapias, gracias a herramientas genéticas y la aplicación de la inteligencia artificial. En concreto, en nuestro Servicio de Urología y cirugía robótica del Hospital San Rafael estamos iniciando un estudio de caracterización genética del cáncer de próstata cuando está localizado y podemos realizar una cirugía curativa.

Si tiene entre 45 y 75 años consulte con su urólogo si debería conocer su PSA. Y si tiene cáncer de próstata, es posible que no requiera operación y pueda aplicar un programa de vigilancia activa, debido a su baja agresividad.

Por Dr. Fernando González-Chamorro Ladrón de Guevara

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies